Accem es una ONG que trabaja con personas refugiadas, migrantes y en situación o riesgo de exclusi...
ACCEM
  • Web
  • Imágenes
  • Noticias
  • Vídeos

El compromiso que se está mostrando con Haití pone en evidencia la falta de solidaridad en un entorno más cercano.

Comunicado de Accem ante los últimos acontecimientos, de gran repercusión social.

 

Ante la multitud de iniciativas solidarias y de apoyo a Haití que el terremoto ha suscitado no podemos más que alegrarnos y felicitar al conjunto de la sociedad por su rápida y desinteresada respuesta. Ha sido tal la avalancha de apoyos e iniciativas que estamos convencidos de que la importante inyección económica ayudará enormemente a un país que se encontraba ya devastado antes del trágico terremoto.

Una vez dicho esto, y sin dudar de la buena fe y voluntad general sobradamente demostrada, no podemos dejar de hacer una reflexión. Si la situación de Haití es tan desesperada es porque es una tragedia sobre una tragedia, una de esas tantas tragedias olvidadas que hoy centran nuestra atención pero que volveremos a olvidar como olvidamos Alhucemas, el Tsunami o las continuas y casi nunca mencionadas inundaciones en Mozambique. Deseamos que la enorme repercusión mediática y social de esta terrible situación tenga un resultado real que vaya más allá de la mera recaudación, deseamos que la solidaridad se convierta en una práctica diaria que no sólo se demuestre hacia los que se encuentran lejos y en crisis tan llamativas como la actual, sino que sea una conducta y práctica habitual hacia todas las personas que formamos esta sociedad. No será tan públicamente plausible pero si socialmente más eficaz.

Es para nosotros una incongruencia que la mayor parte de la sociedad quiera ayudar a los haitianos, llegando incluso a clamar por su evacuación o la de sus hijos (sin ser conscientes que esto supondría otro drama superpuesto), al tiempo que esa misma mayoría parece que estaría de acuerdo con un endurecimiento de la ley de extranjería recientemente reformada. Que mientras se suceden iniciativas solidarias permitamos que se den situaciones como las sucedidas en Vic o Torrejón, que hacen que afloren los discursos racistas y xenófobos, no deja de sorprendernos. La utilización de argumentos supuestamente basados en la ley de extranjería pero que son completamente falsos, no hacen sino confundir a la población. Dicha ley deja bien claro que toda persona de origen extranjero tiene derecho al empadronamiento (Art. 6.3 de la Ley 4/2000) pues de otra forma se le estaría denegando el acceso a derechos humanos básicos y fundamentales como son la educación y la sanidad.

A pesar de ello confiamos en que esta terrible situación que nos ha abierto los ojos ante lo que se vive al otro lado del Atlántico nos haga volver también la mirada hacia aquellos que están aquí, a nuestro lado, en muchas ocasiones llegados debido a situaciones similares. Ojala esto sirva para que esa opinión y percepción varíe y no haga que mañana neguemos un futuro mejor a los que hoy pretendemos ayudar.
Para más información:

María Tejada
Responsable de Comunicación y Sensibilización
91 532 74 78/ 79